lunes, 14 de abril de 2014

Como salir del bloqueo a la hora de escribir

En ocasiones, se escribe pensando en una historia y, a medida que esta avanza, empieza a tomar otro cáliz. Mi consejo, es que la dejéis fluir. Los personajes van actuando, van contando y la historia se desarrolla según nosotros la forcemos o no. Por supuesto, una historia forzada no tiene la misma fuerza ni profundidad, que una historia que se deja fluir. Esto todos lo sabemos, pero siempre está ahí el momento en el que decimos: esto tiene que salir ya. Esto tengo que terminarlo ya. Si la historia se detiene es por algo, y, aunque le echamos la culpa a las musas, las musas no dejan de ser los personajes de la historia que queremos contar. Cuando se detienen es porque algo hemos hecho mal. Algún pasaje, algún comentario, algún hecho de la trama, no está donde debería o como debería. Para ello, lo mejor es apartarnos del pc o de la libreta, donde se esté escribiendo, y hacer algo distinto: leer, dar un paseo, limpiar, acariciar una mascota... Cualquier cosa. Luego, podemos continuar y, si sigue sin salir, leer capítulos atrás y veréis como localizáis el problema. ¿Por qué digo esto? Porque hay muchas veces que me he encontrado con libros cuya historia forzada ha acabado de inmediato con mis deseos de proseguir la trama y, entre nosotros, no me gusta gastar mi dinero en libros que luego, son infumables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario